Miguel Angel Rodriguez

Es enorme la información que cada día se crea y se intercambia en Internet. Al mismo tiempo, somos cada vez más, los que accedemos a esa información y la utilizamos en nuestro día a día. La forma en que usamos Internet está generando cambios, muchas veces más profundos y trascendentes de lo que pueda parecer.

Hace poco leí que vivimos la era del conocimiento externo. Esto significa que a diferencias de otras épocas, en las que el conocimiento era exclusivamente una propiedad interna, estaba principalmente en las personas, hoy existe una cantidad inimaginable de información y  conocimiento disponible en Internet. Las personas acabamos utilizando éste saber para actuar y tomar decisiones. Esta  externalización masiva y acelerada que tenemos gracias a la Red provoca interesantes reflexiones, por ejemplo:

“para qué enseñar a alguien algo que puede encontrar en la red. Para qué voy a recordar la capital de Hungría si la puedo ver con teclearla en el ordenador o en el móvil. Para qué voy a recordar un procedimiento que puedo mirar en los sistemas de la empresa. Para qué recordar cómo llegar a una dirección si tengo un magnífico navegador que me lleva.”

A lo que lleva este uso masivo del conocimiento externo es a un cambio nuestro enfoque: lo importante no es qué debo saber, sino qué debo saber buscar y encontrar.

El otro día preguntaba en una reunión ¿qué es lo primero que hace un trabajador cuando tiene que resolver un problema que le surge en su función? Unánimemente todos me comentaron: buscar en Google. Después preguntará a sus compañeros o mirará la información de la empresa.  Según los estudiosos filtrar y no recordar, será la capacidad cognitiva clave en la nueva era digital. Si antes en aprendizaje era echar codos y memorizar, en la actualidad enseñar cada vez tiene más que ver con conectar, filtrar y crear criterio para la aplicación.

Conocer algo hoy en día, es saber estar en la red adecuada, con acceso al conocimiento necesario para los diferentes contextos que vivimos, ya sean personales o profesionales. En la conexión está el talento y el conocimiento. Las nuevas formas de enseñar irán necesariamente en ésta línea, si quieren aprovechar lo que tiene de positivo este tema de Internet.

 

Anuncios