Por Gustavo López.

¿Cómo puedo gestionar la imagen que proyecto en las comunidades virtuales en la que interactuó y en la red en general?

Cómo continuación al post anterior e, intentando dar respuesta a una de las preguntas planteadas, propondremos algunas ideas a tener en cuenta a la hora de gestionar y utilizar correctamente las redes sociales para contruir nuestra reputación digital tanto como organización como de manera individual.

La redes sociales nos ayudan a generar la identidad digital de la compañía, permitiendo acercar nuestra marca a nuestros stakeholders y a un gran número de potenciales usuarios con un coste muy reducido. El objetivo de las redes sociales es operar en tres ámbitos de forma cruzada:

  • Comunicación (ayudan a difundir el mensaje de la compañía).
  • Comunidad (ayudan a poner en común conocimientos
  • Cooperación (ayudan a compartir y encontrar puntos de unión).

Pero en las redes sociales, las voces de la compañía son muchas: la propia empresa, sus empleados, sus clientes, sus proveedores … y es clave poder gestionar, dentro lo posible, este volumen de información/comunicación de una manera estructurada.

Si la empresa no tiene una política al respecto, es necesario establecerla y comunicarla a todos los empleados antes de que hagan un mal uso o aparezcan problemas. Una guía es algo bueno para la empresa, el trabajador y para crear un entorno propicio para un entorno de colaboración y conocimiento.

Lo trascendental para este nuevo estilo de vida profesional, es tener claro que la marca para la que el empleado trabaja es importante, pero también lo es su propia marca personal. Nunca antes los empleados habían tenido tantas posibilidades para crecer y generar conocimiento en las áreas que son expertos.

La satisfacción personal y el reconocimiento tanto de la propia compañía como de públicos externos son un valor en sí mismos, pero es importante no olvidar que los objetivos de la empresa debe prevalecer por encima de intereses personales. 

De ahí surge la necesidad, en las empresas, de apoyar al empleado a través de una serie de consejos y que cada compañía debe completar según sus objetivos y estrategia, traduciéndolos en políticas de uso que permitan:

Compartir con los trabajadores el objetivo de la empresa frente a los medios sociales y cómo podrían contribuir con el mismo

Proteger a los clientes, socios y proveedores.

Recomendar normas de conducta en los medios sociales, tales como:

  • Ser transparente, honesto y aportar valor.
  • Pensar antes de publicar.
  • Ser coherente con la empresa y consigo mismo.

Extender los códigos de conducta de la empresa a las redes sociales, incluyendo normas como no divulgar información que se considere confidencial o inherente a las operaciones internas de la empresa ni involucrar a los clientes o proveedores sin su consentimiento. En el caso de no poseer un código de conducta se sugiere crearlo, incluyendo aspectos relacionados con el uso de Internet y la participación en los medios sociales.

  • No criticar a la empresa o sus productos de manera pública y manejar las incidencias por los canales internos más apropiados.
  •  Establecer un marco de actuación frente al contenido que otros usuarios vuelcan en nuestros medios, por ejemplo, si es desfavorable o negativo pero en el contexto de la conversación es coherente se aprueba. Si, por el contrario, el contenido es ofensivo, denigrante y fuera de contexto se elimina.

Los medios sociales son una realidad y, más que limitar su uso, lo apropiado sería educar a los usuarios acerca de sus oportunidades y riesgos.

Anuncios