Por Marta Toran.

Hoy he leído la leyenda persa de “Los tres príncipes de Serendip” que fue el origen del término Serendipity o Serendipia en castellano. El término se aplica a aquellos descubrimientos que ocurren por casualidad: desde el principio de Arquímedes (¡Eureka!) a la Penicilina de Fleming, los post-it de 3M o las numerosísimas predicciones de Julio Verne…

Pero el cuento sobre los príncipes sabios deCeilán tiene mucha miga. Porque cuenta como los tres hermanos se metieron en un buen lío por su brillante capacidad de descubrir o adivinar a través de la observación. Como casi nadie aplica esta capacidad, sólo la suerte les libró de la condena a muerte.

ArquímedesPasteurJulio Verne o el ingeniero de 3M, sabían extraer conclusiones de lo que el azar cruzaba en sus caminos y lo aplicaban a su trabajo.

La serendipia es un término muy relacionado con el aprendizaje (observar, analizar, deducir y aventurar hipótesis…) y muy utilizado por los gurus actuales del e-Learning –Teemu ArinaJay Cross – cuando hablan de aprendizaje informal y aprendizaje invisible.

En la red está todo el conocimiento como una inmensa biblioteca y lo mejor que tiene es que, a pesar de ser inmensa, permite encontrar el conocimiento que buscamos. 

He escrito esta frase y he buscado en Internet el cuento de Borges “La biblioteca de Babel” (¿casualidad?). También he encontrado algunos artículos y blogs donde se habla de que este cuento predice Internet. Incluso hay publicado un libro llamado Borges 2.0que relaciona el concepto 2.0 con los textos de este autor. En el universo-biblioteca de Borges estaba el conocimiento perdido entre el caos de libros resultado de combinaciones ininteligibles. ¿Es así Internet? Yo creo que no. La propia red se reinventa para mejorar el acceso más rápido al mejor conocimiento; se enriquece con las valoraciones y aportaciones de otros…

Las personas que cultiven la curiosidad, la observación, la proactividad en la búsqueda del conocimiento, serán las que más aprendan y las que mejor enseñen. La serendipia se convertirá en una metodología de enseñanza-aprendizaje imprescindible. Quizás lo sea ya…

Anuncios